fbpx
Mi cesta (0)
Subtotal 0,00
COMPRAR
ENVÍOS GRATIS EN TODO / ENTREGA 24h - 72h / hello@pijamasbabelo.com

Historia del pijama

Pijamas / julio 29, 2021

El pijama es una prenda común. Estamos más que habituados a él. Especialmente, los meses en los que hemos podido salir poco o nada de casa por la COVID-19. Pero no siempre ha sido así: tanto el pijama de hombre como el pijama de mujer han evolucionado. A lo largo de la historia del pijama, esta prenda ha ido cambiando hasta convertirse en lo que conocemos hoy en día.

 

historia del pijama

Fuente: https://difundir.org/

 

  1. Origen del pijama

  2. Evolución del pijama

  3. Diferencias en la evolución de los pijamas hombre / mujer

  4. El pijama como símbolo de estatus social

  5. Moda y pijamas

  6. El pijama del futuro

1. Origen del pijama

La palabra “pijama” deriva del persa “pae jama” que literalmente significa “prenda para la pierna”. Su uso se extendía por India, Irán, Pakistán y Bangladesh, donde surgió alrededor del siglo XVII. Los ingleses y los colonizadores hicieron popular el uso del pijama en el resto del mundo.
El pijama surgió ante la necesidad de cambiarse la ropa por higiene, por comodidad y para mantener el cuerpo caliente durante la noche.

En este artículo puedes descubrir más curiosidades sobre el origen del pijama y cómo empezó su evolución.

2. Evolución del pijama

Aunque el pijama como tal nace en el siglo XVII, en el siglo XV ya se cambiaban de ropa para ir a dormir. En la Edad Media preferían el uso del camisón. Pero no el camisón como lo conocemos ahora, sino más bien eran una especie de batas largas, elaboradas con tejidos bastos que se usaban tanto para dormir como para estar cómodamente en casa. Estas prendas solo estaban al alcance de las clases altas y la nobleza.
Pero, en la historia del pijama, no fue hasta el siglo XVII cuando apareció el pijama con pantalón. Aunque tampoco se parecía mucho al pijama que usamos actualmente: se usaba como una especie de disfraz, de vestido exótico, para demostrar estatus en las clases más pudientes. Pero poco a poco su comodidad fue ganando terreno y, a partir de finales del XIX, su uso ya se había extendido a todas las clases sociales. En este momento, el pijama ya es (casi) tal y como lo conocemos ahora.

origen del pijama

Fuente: https://www.ella-hoy.es/

 

3. Diferencias en la evolución de los pijamas de hombre y pijamas de mujer

pijama mujer 1920

Fuente: https://sydneyflapper.tumblr.com/

A lo largo de la historia siempre ha habido diferencias en la forma de vestir entre hombres y mujeres, ya sea por una cuestión práctica o estética. Con la historia del pijama ocurre lo mismo: aunque en los orígenes de la prenda ambos sexos la llevaban por igual, eran unos pantalones holgados atados a la cintura, en el siglo XIX se consideró muy atrevido que una mujer llevara pantalón, incluso en el ámbito privado.
Esa mentalidad fue evolucionando y, a principios del siglo XX, las mujeres recuperarían el pantalón turco de pijama. Pero la auténtica revolución llegó en los años 20.

Los locos años 20 marcaron un punto de inflexión en la historia del pijama, no solo en los pijamas de mujer, si no en la moda femenina en general. Las mujeres tomaron poder y empezaron a decidir sobre su forma de vestir y mostrarse en el ámbito público. En lo que respecta a la ropa de dormir de mujer, el satén y el encaje adquirieron mucho protagonismo, junto con colores como el rojo el negro. El pijama dejó de ser una mera prenda de dormir para convertirse en una prenda relacionada con la sensualidad y la sexualidad de las mujeres.

 

4. El pijama como símbolo del estatus social

Como hemos comentado anteriormente en la historia del pijama, cuando los pijamas se expandieron por Occidente se usaban como símbolo de estatus social, pero a medida que se hicieron populares este uso cambió. Inicialmente, la ropa de dormir más gruesa y con más capas se usaba en climas fríos para aquellos cuyas casas tenían poca calefacción como una forma de mantenerse calientes mientras dormían.
Aunque los ricos no necesariamente tenían estos problemas, sus pijamas de invierno incluían gorros de dormir, que eran un signo de lujo que a menudo se dejaban en testamentos.
Los victorianos eran conocidos por su inclinación por la higiene, por lo que no es de extrañar cuánto valor le daban a la ropa de dormir. Como gran signo de riqueza, proporcionaron calidez y protegieron la lujosa ropa de cama y otras telas en las tumbonas o sofás de los aceites corporales y la suciedad. Eran prendas sencillas, blancas y lo último en prudencia para las damas victorianas.

5. Moda y pijamas

Al igual que la moda para salir a la calle, la ropa para dormir ha ido adaptándose a las modas y a las nuevas corrientes estéticas y sociales. Desde sus inicios, la ropa de dormir femenina ha cambiado del aspecto más recatado de la era victoriana, a los años veinte con mucha carga sexual, los seductores años cincuenta y, finalmente, hoy: desde batas de encaje hasta pantalones y camisetas de algodón se usan para dormir. Diferenciamos también entre pijamas de verano pijamas de invierno, pijamas de entretiempo…

moda y pijamas

Fuente: https://www.bbc.com/

 

Cuando los diseñadores comenzaron a imaginarse los pijamas de hombre y pijamas de mujer como algo que pudiera transmitir elegancia y belleza empezaron a trabajar en estas prendas, hasta el punto de que, en los años 20, Coco Chanel causó impresión cuando usó pantalones holgados al estilo pijama en público, poniendo de moda esta prenda entre las mujeres ricas, sin embargo, se siguió considerando como prenda escandalosa para mujeres.
Encajes y lazos, diferentes colores, diferentes textiles, acabados… han servido para diseñar los pijamas en los últimos siglos. El pijama de hombre y el pijama de mujer se han convertido en un elemento más dentro de la moda.

6. El pijama del futuro

Hemos hecho un repaso de la historia del pijama, pero ahora vamos a ver qué nos espera en el futuro del pijama. 2020 ha marcado un hito en la historia: recordaremos ese año como el año en el que el mundo entero se tuvo que confinar (en menor o mayor medida) para evitar la propagación de un virus.

Ese año cambió el paradigma del pijama tal y como lo conocíamos hasta ahora: una prenda para estar cómodo en casa y dormir. Durante ese período de tiempo, el “estar en casa” no era sinónimo de relax, sino que aglutinaba cualquier actividad que solíamos hacer tanto dentro como fuera de nuestro hogar: trabajar, hacer deporte, jugar, reunirnos con los amigos o familia pasaron a desarrollarse dentro de casa gracias las plataformas digitales de teletrabajo y vídeo llamadas.

Cuando el límite entre lo público y lo privado se diluye de una manera tan salvaje nuestras costumbres se ven totalmente trastocadas. Los psicólogos recomendaban no ir todo el día en pijama, pues no sabríamos diferenciar en qué momento del día nos encontramos y nos generaría malestar al cabo de las semanas. Hubo casos en los que hasta el hecho de dormir se vio trastocado. Para intentar disminuir ese insomnio, publicamos este artículo en el que aportamos 6 consejos para dormir mejor durante el confinamiento.

Volviendo a la tendencia en pijamas, ¿qué alternativa hay para ir cómodo, pero no ir en pijama? Las marcas de ropa lanzaron líneas en las que no estaba claro el límite entre la ropa para salir a la calle o la “homewear”. Hace unos meses, en este artículo, os contábamos 5 consejos para hacer de tu casa un lugar perfecto para teletrabajar.
La digitalización de los trámites, el teletrabajo, las vídeo llamadas han venido para quedarse y el pijama tendrá que ser capaz de hacer frente a estas nuevas necesidades. 

el pijama del futuro

Fuente: https://www.clara.es/

La historia del pijama no se termina aquí, en este futuro más cercano. Si no que será una prenda que siga evolucionando con nuestros ritmos de vida y nuestras necesidades. Lo que sabemos seguro es que el pijama, tenga la forma que tenga, seguirá formando parte de nuestras vidas y de nuestros momentos más íntimos y confortables. ¡Larga vida al pijama!